Lunes
18.06.2018
    
Sin Mordaza
14-06-2018 | Economía | NUEVAS MEDIDAS

Caputo intervendrá licitando u$s 7.500 millones

Se trata de los fondos que girará el FMI, del primer desembolso del programa acordado, una vez firmada la Carta de Intención. Serán un puente hasta tanto se reanime la oferta de los exportadores.

El Ministerio de Finanzas informó ayer que "próximamente lanzará un programa de venta de dólares de hasta u$s7.500 millones provenientes del acuerdo con el FMI". Explicó que "el programa consistirá en ventas diarias pre-anunciadas que se ejecutarán a través de un mecanismo de subastas realizadas por el BCRA a solicitud del Tesoro".


Si bien para algunos se trata de un cambio de estrategia, la utilización del instrumento anunciado ayer ya venía integrando el menú de opciones del equipo económico desde los tiempos de Alfonso de Prat Gay (así lo consignó este diario hace más de un año atrás). Claro que el anuncio de Finanzas queda vinculado a la reciente y sorpresiva intervención del BCRA (el martes u$s695 M y ayer más de u$s100 M) luego de que se viniera remarcando, desde el gobierno y el BCRA, que se acordó con el FMI mantener el régimen de flotación cambiaria (solo se intervendría si surgían movimientos disruptivos).


Lo cierto es que una vez que se firme la Carta de Intención y el FMI libere el primer desembolso de u$s15.000 millones, la mitad de estos fondos tendrán como destino intervenir en el mercado cambiario nutriendo la anémica oferta de divisas. El resto se especula irán a las arcas del BCRA para fortalecer la posición de reservas.


Vale recordar que, según explicó el gobierno, con los pesos que se haga el Tesoro por las ventas de divisas, deberían ir por un lado a cubrir los gastos corrientes y por otro a rescatar las Letras del Tesoro Intransferibles en manos del BCRA, quién a su vez, con esos pesos que recibirá del Tesoro irá cancelando sus Lebac. De esta manera el BCRA solo intervendría, en caso de que considere se registre un movimiento disruptivo, que en buen romance debería ser un abrupto salto de la cotización del dólar mayorista no justificado por el contexto macro. Será entonces el ministro de Finanzas, Luis Caputo, quién tendrá la responsabilidad, diaria, del seguimiento de la cotización del dólar para lo cual, como lo vienen haciendo otros países de la región, ofrecerá diariamente, bajo la metodología de una subasta por precio y cantidad, dólares al mercado cambiario.


Desde los tiempos de Prat Gay imperaba la preocupación por la expansión monetaria que generaban las ventas de divisas, captadas por Caputo en los mercados internacionales, al BCRA. Que luego terminaban generando la colocación de Lebac para absorver semejante emisión (que el año pasado significaron una emisión de base de casi $272.000 millones y este año ya van por más de $55.000 millones). Claro que en esos tiempos también preocupaba el proceso de apreciación cambiaria. De ahí nació el interés por usar un mecanismo tradicional, del cual hay experiencia internacional: las subastas de divisas. Hay que tener en cuenta que los bancos centrales intervienen en el mercado cambiario para proveer de liquidez e información a los agentes económicos. Pero también para frenar las posiciones especulativas en contra de la moneda local, lo cual puede ser, o no, acompañado de políticas monetarias restrictivas (como subir la tasa de interés con el fin de encarecer las posiciones especulativas en dólares). O bien, para defender un tipo de cambio fijo. Por ejemplo hay algunas experiencias internacionales interesantes como la deHonduras, México, o Brasil que se plasmaron bajo dos modalidades: una a través de la venta de dólares por subastas diarias; y otra vía subastas extraordinarias. En general la primera se lleva a cabo cuando se registra una variación porcentual moderada en el precio de la divisa spot. Se suelen realizar tres ofertas de dólares en el transcurso de la sesión, en la apertura, media rueda y horas antes del cierre. Se asigna un monto diario, no acumulable. Pueden establecer o no un precio mínimo. Cuando hay precio mínimo se toma el precio de cierre del día anterior más un gap.


Las subastas ordinarias pueden ser: Tradicionales, cuando las instituciones presentan sus posturas sin tener información acerca de las demás posturas presentadas y las instituciones reciben información de los demás participantes hasta que se publiquen los resultados de la subasta; e Interactivas, cuando, las instituciones presentan sus posturas conociendo en todo momento el precio marginal de asignación de la subasta. Ambos tipos de subastas se llevan a cabo con base en una asignación a precio múltiple, es decir, el monto ofrecido de dólares se asigna a partir de la mejor postura para el banco central y las posturas que resulten con asignación se atienden al precio solicitado. Las instituciones interesadas presentan sus posturas indicando el monto y el precio al que están dispuestas a adquirir los dólares. En cada una de las subastas el monto asignado se efectúa conforme al orden descendente de los precios correspondientes a las posturas que se presentaron, sin exceder del importe de la subasta diaria.


En cuanto a las subastas extraordinarias. éstas se llevan a cabo cuando las autoridades perciben condiciones inusuales de alta volatilidad e iliquidez en el mercado de cambios que presionan sobre el valor de la moneda local.


 

Fuente: SM / El Once
Imprimir



TodoVende.com.ar
SIN MORDAZA Entre Ríos © Copyright 2010 - www.sinmordaza.com/entrerios
Todos los derechos reservados.