Jueves
20.06.2019
    
Sin Mordaza
23-11-2018 | Opinión | "DESNUDOS EN EL BOLICHE"

Benítez: Hay que modificar la ley de contravención provincial

En un boliche de Paraná se instó a menores a mostrar partes íntimas a cambio de un vino, por esto el titular del Ministerio Público de la Defensa de Entre Ríos, Maximiliano Benítez, pidió “no centralizar” la cuestión en los menores ya que “es un problema de la sociedad”.

En ese contexto, consideró necesario “modificar la ley de contravenciones provincial” que “es muy antigua y está desactualizada”. “Tenemos que sentarnos a hacer reuniones entre todas las instituciones, organismos del Estado, la Justicia, Acción social, salud, educación, municipios, Defensoría, Fiscalías, para generar una norma más actualizada y que regule este tipo de situaciones que evidentemente pasan en la sociedad y sobre las cuales no nos podemos hacer los distraídos”, sentenció. Acotó que en este caso particular “si hubo delitos lo va a juzgar la Fiscalía” pero “aunque no se llegue a determinar que es delito, son conductas que están pasando y que no están reguladas”. También analizó que “si estas conductas son una práctica habitual, como pareciera que surge a partir de lo que ocurrió, nos debe llevar a pensar como sociedad qué es lo que queremos realmente”.


En declaraciones realizadas al programa A Quien Corresponda (Radio De la Plaza) Benítez aclaró que “los pormenores de la situación ocurrida en el boliche los está investigando la Fiscalía de Género” y consideró: “No tenemos que centralizar esto únicamente en el tema de los menores niños y adolescentes ni tampoco en el tema de los boliches sino que es un problema de la sociedad, y también ante estas circunstancias que no están reguladas legalmente empezar a pensar en modificar nuestra ley de contravenciones”. 


Al respecto, sostuvo que “la ley de contravenciones que tenemos en la provincia es muy antigua, ha quedado por el transcurso del tiempo totalmente desactualizada y debería controlar otro tipo de conductas, no aquellas como desorden o ebriedad que regulaba”.


“Tenemos que sentarnos entre todos a hacer reuniones –así como en su momento se dio lugar a reuniones institucionales para el protocolo de abuso sexual infantil- entre todas las instituciones, organismos del Estado, la Justicia, Acción social, salud, educación, municipios, Defensoría, Fiscalías, para generar una norma más actualizada y que regule este tipo de situaciones que evidentemente pasan en la sociedad y sobre las cuales no nos podemos hacer los distraídos”. 


Acotó que en este caso particular “si hubo delitos lo va a juzgar la Fiscalía” pero “aunque no se llegue a determinar que es delito, son conductas que están pasando y que no están reguladas, más allá de alguna normativa que puedan tener los municipios sobre el ingreso de menores a los boliches”. “Si es delito hay que aplicar el Código Penal, pero hay situaciones que conocemos y que no llegan a configurar ningún tipo de delito previsto en el Código Penal pero que tendrían que están previstos en otra normativa y para eso están las contravenciones”. 


Reiteró que “hay situaciones que aunque no sean delito deben estar reguladas, acordes a la realidad que vivimos hoy: quien es dueño del boliche, quien es dueño de la fiesta, y demás cuestiones deben estar reguladas y tener los organismos de control que puedan intervenir”.


Analizó que “si estas conductas son una práctica habitual, como pareciera que surge a partir de lo que ocurrió, nos debe llevar a pensar como sociedad qué es lo que queremos realmente”. Sobre esto dijo desconocer que “este tipo de situaciones sucediera en la ciudad ni que era una práctica habitual” y alertó que “si es un comportamiento social seguramente debe ocurrir en otras partes de la provincia y del país”.


Sobre la continuidad del trabajo en este tema, explicó que “el rol de la Defensoría y los defensores de Menores en estos casos en que son víctimas niñas, niños y adolescentes es actuar en protección para tratar de brindarles todos los medios posibles para afrontar la situación y los tratamientos que sean necesarios para salir adelante; mientras que la Fiscalía actúa en la investigación del hecho”.


Sobre el ingreso de menores de 14 años a los boliches, explicó que “hoy las leyes prevén que vayas adquiriendo capacidad a partir de los 13 años hasta llegar a la plena capacidad a los 18. A partir de los 13 años ya hay actos que se pueden realizar sin necesidad de autorización de los padres, incluso hasta decidir sobre la propia vida, como por ejemplo someterse a tratamientos médicos invasivos, donar sangre o reconocer hijos. En ese marco, los adolescentes tienen capacidad y la posibilidad de ingresar a un boliche”. 


“Estas cuestiones las tenemos que regular, para no prohibir el ingreso, y determinar ciertas reglas entre todos los estamentos de la sociedad, y hacernos cargo de la situación; generando una normativa que regule el tema y se pueda controlar”, concluyó.

Fuente: SM / Análisis Digital
Imprimir



TodoVende.com.ar
SIN MORDAZA Entre Ríos © Copyright 2010 - www.sinmordaza.com/entrerios
Todos los derechos reservados.