Domingo
16.12.2018
    
Sin Mordaza
29-11-2018 | Política | ENTREVISTA

Juan Domingo Zacarías: “Lo que han hecho con Macri no tiene perdón"

El ex diputado nacional Juan Domingo Zacarías, líder del Movimiento Social Entrerriano y peronista enrolado en Cambiemos, también funcionario de Anses en la provincia, analizó la realidad política nacional, provincial y local.

Vaticinó que Cambiemos ganará las próximas elecciones en Entre Ríos y aseguró que el presidente Mauricio Macri “merece cuatro años más” porque “está haciendo un gran sacrificio”. Minimizó la imagen positiva del gobernador Gustavo Bordet, cuestionó su gestión y puso el foco en la figura de Juan Domingo Orabona, presidente del Instituto del Seguro y hombre de confianza del mandatario, hoy implicado en la causa en la que se investigan contratos truchos en la Legislatura. “¿De dónde salió la plata para la campaña con la que Bordet llegó a gobernador?”, indagó. Definió al ex gobernador Sergio Urribarri como “un hombre soberbio y limitado” y, si bien reconoció las posibilidades electorales del intendente Sergio Varisco ante una eventual reelección, opinó: “Yo en su situación no me presentaría y hubiera tomado licencia. No estaría en Paraná, sino en el cementerio”, expuso.


-¿Cómo analiza las posibilidades electorales de Cambiemos en Entre Ríos para las elecciones del año que viene? 


-Estoy convencido de que Cambiemos le gana al justicialismo en las próximas elecciones en Entre Ríos. La propuesta de Cambiemos gana a nivel nacional y en la provincia porque la sociedad no vuelve para atrás. Los acontecimientos de estos últimos días en la cancha de River es un reflejo de lo que la gente no quiere y esa agresividad que se vio en la sociedad futbolera se ve también en la propuesta de un PJ dividido. Más allá de las dificultades que tenemos que asumir y de los errores cometidos, el presidente (Mauricio) Macri se merece cuatro años más. Es un hombre que está haciendo un gran sacrificio, que no tiene necesidad particular ni económica, pero que realmente ha tenido contratiempos.


-¿Sin (Rogelio) Frigerio usted ve que se podría imponer Cambiemos en la provincia ante un PJ dividido? 


-El PJ está dividido. Hay dos expresiones muy fuertes. La expresión mayoritaria es la que conduce a nivel nacional Cristina Fernández de Kirchner y algunas encuestas nacionales dicen que estaría por encima del presidente. 


-Pero Cristina Fernández no está hoy con el gobernador Gustavo Bordet. 


-Sí, pero está conduciendo un proceso en la provincia de Entre Ríos.


-Con Sergio Urribarri y con Julio Solanas. 


-Sí y otros más. Dirigentes de segundas y terceras líneas, presidentes de clubes, dirigentes de instituciones intermedias. No podemos subestimar la capacidad de liderazgo y la conducción estratégica que ha ejercido Cristina Fernández de Kirchner, a quien conocemos personalmente y hemos tenido la suerte de participar, en el caso míos, y estar al lado de ella cuando fui diputado nacional. Es una persona muy inteligente y capaz, de una gran visión de lo que pasa en el mundo. Por eso constituyó Unidad Ciudadana y eso se va a expresar en la provincia. Estoy convencido de que Unidad Ciudadana, con la conducción de Cristina Fernández, va a ir por afuera del Partido Justicialista, que no existe más. Como hizo Cristina en las elecciones nacionales para ser senadora por la provincia de Buenos Aires.


-¿Algo así como la nueva Lista 100? 


-Efectivamente, sería una propuesta peronista con sectores de centro izquierda que ellos denominan progresista, que se va a expresar en Entre Ríos con un candidato a gobernador de ese espacio. Que creo que no va a ser Urribarri. Todo indica que va a ser Julio Solanas.


-Todas las encuestas hablan de la aceptación que tiene la figura de Bordet. 


-Hasta que le suba el PJ al palco. Cuando ese cuadro se exprese en los medios, la gente va a mirar para otro lado. Si fuera por figura, Valeria Mazza, que es entrerriana, sería gobernadora de Entre Ríos. La figura es una parte. Bordet ha sido el peor intendente que tuvo Concordia. Gobernó durante ocho años luego de ser ministro de Desarrollo Social y a estas cosas hay que decirlas. Dejó la ciudad en las estadísticas de consultoras nacionales no oficiales como la segunda más vulnerable de la Argentina. Con una gran crisis moral en temas como drogadependencia, corrupción, educación. No se puede tomar a Bordet como la síntesis acabada del manejo del Estado porque paga los sueldos al día y regularizó la Caja de Jubilaciones con dinero que mandó la Nación. Nos vamos a olvidar de (Raúl) Uranga, de (Jorge) Busti, de (Sergio) Montiel. Esos fueron gobernadores.


-En este marco, ¿iría nuevamente por la Intendencia de Paraná? 


-Cambiemos tiene un candidato, que es Sergio Varisco, que está atravesando una situación…


-¿Cree que Varisco está en condiciones de postularse, con una causa por supuestos vínculos con el narcotráfico? 


-Si yo fuera Varisco no me presento. Hubiese pedido licencia hasta que se aclare esta situación. Si me hubiese pasado lo de Varisco no estaría en Paraná. Estaría en el cementerio. Por el honor de mi familia, hubiese tomado otra decisión. Él tomó la decisión que tomó, yo no digo que la comparto, se lo he dicho a él, pero hoy en Cambiemos gana la interna. Qué contradicción. 


-¿No hay margen para que aparezca otra figura? 


-La figura que aparezca hoy dentro de Cambiemos no tiene el poder estructural que tiene un intendente de las características de Varisco, que sabe manejar una interna para ganarla. Termina siendo el candidato natural y el único que le puede poner un reparo electoralmente hablando es el Poder Judicial, si determina que es culpable de esta situación.


-¿Cree que Varisco no toma conciencia del daño que ha provocado esa alianza con el grupo narco? 


-Calculo que sí. Un hombre consciente debe asumir que se ha equivocado y muy mal. A veces los entornos que te golpean en la cabeza todos los días diciendo que sos el mejor te confunden. Pero él es un hombre muy inteligente. No podemos negar que es una persona culta intelectualmente, de lectura, de conocimiento e inteligente. Pero a veces las personas se pierden o nos enfermamos de soberbia. 


-¿Desde el gobierno nacional, desde Frigerio y otros referentes, qué le han dicho?


-Tengo la seguridad de que a nivel nacional piensan igual que yo. Pero cuando una persona está ciega es muy difícil que reconozca que se llevó la pared por delante. 


-Si el partido no avala un intento de reelección de Varisco, ¿puede ir con el partido vecinal que tiene? 


-No creo. Creo que al partido vecinal lo construyó como herramienta de condicionamiento. Ojalá que no. Él y todos tenemos que entender que Cambiemos está por encima de nosotros. La misma crisis por la que pasa el PJ es por la que no tenemos que pasar en Cambiemos. No creer que alguno de nosotros en forma individual es superior a Cambiemos, como aquellos peronistas que se creen superiores al partido. 


-¿Hace mucho que no habla con Varisco? 


-Muchísimo. No he intento porque no quiero discutir. Lo aprecié mucho al padre, con quien competí electoralmente. Lo consideró uno de los mejores intendentes de la ciudad junto con Juan Carlos Esparza. Pero con Sergio es difícil hablar. Primero, le cuesta mirar, y segundo te dice siempre que sí. Cuando las personas te dicen que sí sin mirar es porque están pensando en otra cosa. Le dije lo que pienso y lo ayudé. Poquito porque ganaba igual. No tenía necesidad de hacer alianza con nadie porque estaba decidido que fuera el intendente de la ciudad y yo lo voté, no lo niego, entendiendo que iba a ser un buen intendente porque conoce mucho la ciudad y la gestión. Debe ser uno de los dirigentes, junto con Julio Solanas, entre otros, que más conocen lo que es la gestión municipal y la ciudad de Paraná. No hay que quitarle mérito en eso porque es un hombre que conoce el Estado municipal. Pero está mal conducido. Tengo un gran amigo ahí adentro a quien quiero mucho que es Eduardo Solari y a él se lo he dicho, por eso lo digo públicamente.


-¿Usted se fue del peronismo por qué? ¿Por hartazgo, por decepción? 


-Del peronismo no me fui nunca. De calle 9 de Julio sí. Fue por la incoherencia y la mentira permanente de, comparando con las investigaciones sobre algunos sacerdotes, usar la figura de Cristo para violar chicos. Acá también, salvando las distancias, se usaron las figuras de Perón y Evita para violar la voluntad de la gente. Nunca me presté a eso.


-¿Hubo algo fuerte que un día lo hizo decir basta? 


-Hubo un episodio que comenzó cuando fui candidato a intendente y comprobé que muchos compañeros que me abrazaban trabajaban para que yo perdiera las elecciones contra Humberto Varisco, en 1995. Hubiese perdido igual porque Varisco era el buen vecino de la ciudad y yo era un tipo joven con inexperiencia en algunos aspectos y la sociedad había elegido por él. Pero se sumó el comportamiento de algunos compañeros que me besaban en la mejilla y después repartían la boleta de don Humberto. Ahí empecé a darme cuenta de que lo que había alimentado mi padre, fundador del Partido Justicialista, sobre mi persona, no era lo que se expresaba en ese momento. Después, la mentira sistemática de los dirigentes del justicialismo que manejan el poder. Una cosa es la mentira de un afiliado, de un vecino peronista, pero otras es la mentira sistemática de quienes conducen el proceso institucional de una provincia o una ciudad. Acompañé a Cristina como diputado nacional durante cuatro años cuando ella hablaba de institucionalizar la Argentina. Cuando fue presidenta y me di cuenta de que todo lo que había hecho no lo hacía, me fui. No me fui cuando dejó de ser presidenta. Me fui de al lado de Urribarri cuando era gobernador. Lo acompañé en su candidatura. Trabajé mucho para él. Yo se lo presenté a Cristina. Lo llevé a Buenos Aires junto con Alberto Fernández y Graciela Ocaña para que lo conocieran.


-¿Lo decepcionó Urribarri? 


-Sí totalmente, un hombre soberbio con muchas limitaciones que lo llevan a la sobreactuación.


-El fenómeno de Urribarri con siete causas por delitos de corrupción, al igual que varios de sus hombres, más la investigación del desvío de 2.000 millones a través de contratos truchos en la Legislatura, donde todo apunta a Urribarri, hablan de una estructura corrupta. 


-Que se apunte a Urribarri no significa que no haya otros actores que acompañaron ese proceso. La Cámara de Senadores estuvo conducida administrativa y contablemente por quién hoy es presidente del Instituto del Seguro, Juan Domingo Orabona, un hombre de la total confianza de Bordet. Yo solamente quiero preguntar a la sociedad entrerriana de dónde salieron los 4 millones de dólares que costó la campaña para que Bordet sea gobernador de la provincia. Hoy en un viaje a Concordia ida y vuelta en combustible nomás gastás 3.000 pesos. Preguntemos de dónde salió ese dinero. Si el socio de él en el estudio contable conducía la administración del Senado y se fugaron 2.000 millones de pesos no creo que sea un solo actor el culpable de la situación. A esto hay que decirlo, sino le vamos teniendo miedo a quién conduce circunstancialmente el poder administrativo de la provincia. Hoy es Bordet, pero dentro de un año será otro porque Bordet no va a ganar de nuevo las elecciones en la provincia. La sociedad no lo va a votar, más allá de la imagen buena. Esta provincia necesita ser administrada por un conductor, no por un gerente. Se necesita un estadista, un hombre que conozca el Estado, que tenga relaciones internacionales, que te puedas sentar a hablar de cosas concretas que pasan en la provincia. El norte de Entre Ríos si unís La Paz – Feliciano, Feliciano – Federal, Federal – Chajarí, un día de lluvia no viajés porque no volvés. Es una ruleta rusa. La ruta está hecha pedazos, aniquilada. Gobernadores fueron personas que tuvieron visiones estratégicas de la provincia, desde Urquiza que luchó por las aduanas.


-El cuestionamiento que hace no encaja con la decisión de Macri de tenerlo cerca a Bordet. 


-Es que Macri tiene una necesidad imperiosa. Tiene minoría en ambas cámaras y minoría de gobernadores. Lo que han hecho con Macri no tiene perdón. Lo han vejado al presidente lamentablemente. Gracias a dios tiene un hombre con capacidad y con relaciones como Frigerio que pudo llevar este proceso. A cualquier otro presidente en esta situación institucional ya lo hubieran volteado más de una vez. Lo que han hecho es tremendo. En la última discusión le birlaron al oficialismo el Consejo de la Magistratura. Es una cosa que no pasó nunca. Esto ante la imposibilidad que tiene el presidente. Por eso hay que volverlo a votar y darle una oportunidad porque se merece cuatro años más.


-Usted será consciente de que hay malestar en la gente con lo que ha hecho Macri hasta acá. La gente está dolida y molesta por los aumentos de tarifas, la inflación…


-La clase media fundamentalmente que es la más afectada. Pero yo digo a la clase media que hay dos caminos (Lázaro) Báez, (Julio) De Vido, (Cristóbal) López, (Ricardo) Jaime y los procesos que hay en la provincia y Cambiemos. Son los dos caminos y hay que votar. El voto en blanco no sirve. ¿Queremos volver a Jaime, De Vido, López?


-Eso sería volver a Cristina. 


-Cristina es la que va a ganar y es la menos culpable. El gran culpable en todo esto es Néstor Kirchner, a quien reivindican porque está muerto. Él fue el ideólogo de este proceso. Cristina no digo que sea ajena, pero se encontró con esta situación y tomó la decisión de defender su marido muerto y su familia, entre otras cosas. De eso estoy convencido. Cristina desconocía muchas cosas que Néstor Kirchner construyó. Él era el todopoderoso. No me vengan con que Néstor fue la síntesis de la moral y el buen gobierno. Mentira. Fue la síntesis del hombre que acordó con (Eduardo) Duhalde y lo traicionó. ¿Nos olvidamos de eso? Hay que decirlo. Por eso algunos no me quieren. Y seguramente después de este reportaje muchos me van a criticar por las vías comunicacionales, pero me tiene sin cuidado. Lo único que no van a poder hacer conmigo es llevarme de una oreja a Tribunales. Eso jamás.

Fuente: SM / Análisis Digital
Imprimir



TodoVende.com.ar
SIN MORDAZA Entre Ríos © Copyright 2010 - www.sinmordaza.com/entrerios
Todos los derechos reservados.