Domingo
16.12.2018
    
Sin Mordaza
29-11-2018 | Paraná | INFORME

Enigma, los viajes internacionales de Hernán Vittulo

Sin trabajo conocido después de su paso por la Legislatura entrerriana, el ex senador provincial Hernán Vittulo viajó al menos 40 veces al exterior en los últimos años.

El ex legislador viajó a Uruguay unas 25 veces y realizó otras nueve visitas a Europa. Alentó a la Selección Nacional en el Mundial de Rusia y Estados Unidos y otros países limítrofes también fueron destinos elegidos por el dirigente gualeyo. A algunos de los viajes al vecino país los realizó, según se pudo determinar, en días hábiles junto al ex ministro de Gobierno, Mauro Urribarri. Queda la pregunta sobre los motivos de tantos movimientos: ¿placer, negocios o lavado de capitales?


El gualeyo Hernán Darío Vittulo es un fallido empresario textil que, a pesar de tener épocas doradas y un buen pasar, terminó prácticamente fundido en su incursión privada. Al igual que otros tantos, su salvación fue el Estado. Fue de esos legisladores que se hicieron meteóricamente millonarios durante los años de gloria del urribarrismo. 


Tuvo tres hijos con su primera esposa: Hernán Ignacio, Juan Pablo y María Paula. Todos pasaron en algún momento por dependencias gubernamentales y disfrutaron de los beneficios del lugar ocupado por su padre. Separado de su primera esposa, Vitullo se unió a Carina Vanessa Parisi, contadora pública de Gualeguay que desde 2007 cumple funciones en el Poder Judicial. Junto a ella tiene dos hijos más: Azul y Vittorio.


A pesar de que nunca se pudo recibir de agrimensor, Vittulo es una persona inteligente y de rápida reacción. Tal es así que, luego de convertirse en la mano derecha del ex intendente y legislador de Gualeguay, José Salim Jodor, lo convenció en 2003 de ser candidato a diputado por el PJ, cargo que terminó ocupando y compartiendo el bloque entre otros con Emilio Castrillón -que luego fue designado en el Superior Tribunal de Justicia (STJ)-, Adrián Fuertes, Raúl Solanas, Juan José Bahillo, Julio César Aldaz, Enrique Tomás Cresto, José Ángel Allende y Juan Carlos Almada, por nombrar algunos del bloque de un partido que era presidido en aquellos años por Sergio Urribarri, que ocupaba el cargo de ministro de Gobierno en la gestión de Jorge Busti.


De Diputados se mudó a Senadores, ya que fue electo en 2007. Afianzando y profundizando su cercanía con Urribarri, se convirtió en uno de los legisladores preferidos para el aquel entonces gobernador. 


Con buen timing para las relaciones políticas, pero con un afán ciego de progreso y gustos caros, fue denunciado por la revista ANÁLISIS en 2011, investigación en la que se destacó el tremendo crecimiento inmobiliario de la familia Vittulo. 


En aquel momento, tres casas estaban a nombre de su padre fallecido, y otras tantas registradas a nombre de integrantes su nueva familia política, de apellido Parisi. Entre ellas, la casa donde vive, en calle 16, valuada en no menos de un millón de dólares. 


En esa denuncia se remarcó la cercanía con el matrimonio de Daniel Ballarín -su constructor- y María Magdalena González, empleada estatal. Entre ambos sumaban un total de 10 inmuebles. También tenía una propiedad en pleno centro en la que la empresa Pitón –amiga y de las más beneficiadas en las obras gestionadas realizadas por Vittulo- construyó un edificio de cinco pisos. La publicación denunció a su vez el alquiler de propiedades por cifras exorbitantes a dependencias de la Justicia Provincial.


Luego de la denuncia periodística, Vittulo redobló los recaudos, principalmente con los bienes que ostenta. Él posee un auto y dos propiedades. Su constructor se despegó de los bienes y de las 10 propiedades que tenía solo figuran en los registros provinciales un par de viviendas y un par de vehículos. Su actual mujer, Vanessa Parisi, posee a su nombre la casa de calle 16, que tiene cerca de media hectárea de parque; un pequeño departamento en Paraná ubicado en calle Santa Fe al 600, inscripto en 2008; una chacra en la Segunda Sección Quinta inscripta en 2016; un terreno de casi 400 metros cuadrados en la esquina de JJ Rojas y Comandante Millán y dos automóviles.


Los hijos del primer matrimonio de Vittulo prácticamente no tienen bienes a su nombre. Juan Pablo posee dos motocicletas y una camioneta Hilux. Su hija María Paula solo acusa tener un vehículo modelo 2016 y Hermán Ignacio –el mayor de los hermanos- tiene una camioneta; una moto; una chacra de media hectárea en la zona que vive su padre y una casa inscripta en 2009 en calle Las Palmeras de la ciudad de Concordia en un terreno de casi 11 mil metros cuadrados.


Así de austero figura el presente de la familia Vittulo en los registros del Estado, aunque la realidad pareciera ser otra. Principalmente porque en el último año los hermanos Hernán Ignacio y Juan Pablo, con el respaldo de su padre, desembarcaron en uno de los corralones de venta de materiales para la construcción más tradicionales de Gualeguay que tiene casi 80 años en el rubro. 


Según reveló una fuente la transacción se habría hecho llave en mano, incluyendo la mercadería, clientes, vehículos, etcétera, a cambio de una cifra multimillonaria que superaría los 3 millones de dólares e incluiría además un período de 18 meses de transición con los anteriores propietarios. Esta situación se confirmaría al ver a diario a los Vittulo trabajando dentro de la administración de la empresa e incluso haciendo posteos en sus redes sociales publicitando el histórico corralón. 


Más allá de las propiedades, los prestanombres y las inversiones millonarias, Cuestión de fondo se centró en los viajes y el nivel de vida del ex legislador gualeyo que en los últimos 3 años ha viajado al exterior del país en casi 40 oportunidades. Uruguay es su destino favorito ¿por placer o por trabajo?, aunque ha hecho reiterados viajes a Europa y Estados Unidos.


En febrero de 2015, del 10 al 14, todavía siendo legislador provincial, Hernán Darío Vittulo se tomó 4 días hábiles del verano para cruzar a la República Oriental del Uruguay por vía terrestre, por el paso fronterizo Gualeguaychú-Fray Bentos, en un Volskwagen Passat, dominio LYV848 –mismo auto que utilizó durante todo el año para cruzar-. Unos días después del 13 al 15 de marzo, mismo auto y mismo paso fronterizo, se tomó otro fin de semana en el vecino país.


Del lunes 1° de abril al sábado 4, repitió metodología de cruce al Uruguay, con el dato particular de que permaneció los días de semana y regresó en los días no hábiles. También aprovechó para tomarse unos días de descanso en mayo y otros en julio, siempre cruzando por el mismo lado y con el mismo vehículo. Su último viaje como legislador fue a Chile, con la empresa Lan Chile y permaneció desde el 16 de septiembre hasta el 3 de octubre.


Ya desocupado, sin el trajín y las responsabilidades de ser diputado, Vittulo aprovechó el 2016 para viajar y descansar luego de 3 gestiones seguidas como legislador provincial (fue diputado en 2003-2007/ senador 2007-2011/ diputado 2011-2015). Se tomó en enero del 7 al 21 y luego 25 al 30 para descansar en Uruguay y un fin de semana más en marzo (del 11 al 13), para continuar después 13 días del mes de mayo en el hermoso verano de España viajando con Aerolíneas Argentinas. 


Ya en agosto de 2016, hizo un viaje relámpago hasta Uruguay, salió el jueves 4 y regresó el viernes 5. Y este fue el último viaje que el ex legislador gualeyo hizo con el VW Passat. En septiembre de este mismo año del 2 al 18, nuevamente con Aerolíneas Argentinas, voló a los Estados Unidos. De regreso, ya en el mes de octubre estuvo tres días hábiles nuevamente en Uruguay, cruzando por Gualeguaychú pero esta vez en un Toyota Corolla, dominio AA001OP. Su próxima salida del país no se registró, aunque sí quedó notificado su regreso el domingo 11 de diciembre en el mismo Toyota Corolla. Vittulo cerró el 2016 viajando nuevamente al vecino país el lunes 26 y regresando el martes 27, en un Chevrolet Cruze, dominio AA367GW. 


El 2017 no fue con tantas idas y vueltas para el gualeyo, se tomó la segunda quincena de enero completa en la República Oriental del Uruguay, seguramente en Punta del Este junto a otros tantos del urribarrismo como Oscar Marelli, Luis Erbes, Juan Pablo Aguilera y los propios Mauro y Sergio Urribarri, que tenían los mismos gustos por cruzar el charco de manera tan frecuente. 


Viajó en un Volskwagen Trend, dominio PGM730, con titularidad en Santa Fe, a nombre de Lucas Ciarniello Ibañez, mismo auto que utilizó un mes después en febrero en donde quedó registrado solo el regreso, el domingo 12. La siguiente travesía del referente del PJ fueron 10 días en Estados Unidos, viajando con Aerolíneas Argentinas. El mes de marzo lo aprovechó también para tomarse el fin de semana del 24 al 26 para descansar en Uruguay, nuevamente en el Gold Trend.


Desde fin de abril hasta mediados de junio, el ex legislador y su familia –como lo hizo en casi todos los viajes al exterior- fueron dos veces al viejo continente, del 29 de abril al 7 de mayo y del 25 de mayo al 13 de junio. Luego de ese trajín se tomó la recta final de 2017 yendo solo a Uruguay, del 28 de septiembre al 1° de octubre, del 13 al 16 de octubre, del 10 al 20 de noviembre y del 7 al 9 de diciembre, todos estos viajes los realizó en su auto particular, un Crevrolet Cruze, dominio AB814TZ.


El 2018 viene siendo rimbombante: estuvo casi 25 días recorriendo Europa (del 20 de enero al 13 de febrero), al regreso el 29 de marzo fue y vino en el mismo día hasta Uruguay y luego descansó hasta el invierno, en el cual aprovechó el Mundial de Futbol de Rusia para viajar nuevamente al exterior a alentar la selección nacional, estuvo del 9 de junio hasta el 1° de julio. A su regreso nuevamente volvió a frecuentar la República Oriental del Uruguay, yendo un fin de semana en julio, uno en agosto y otro en octubre. En estos tres viajes salía de Argentina el jueves y regresaba el domingo.


El último registro en el pasaporte del ex legislador Hernán Vittulo data de hace unos días, precisamente del 15 de noviembre, en el que viajó junto a familiares y amigos a Estados Unidos y permaneció allí hasta el 25 de este mes.


En resumen, solo al Uruguay viajó al menos 25 veces que quedaron registrados en los pasos fronterizos y al menos 9 viajes entre Europa -que incluyeron Italia, España, Inglaterra, Rusia- y los Estados Unidos que salió desde Argentina, aunque no se descartan viajes a otro continente que los haya podido realizar despegando desde Uruguay.


Un dato no menor que trascendió de la investigación de Cuestión de Fondo es que en algunos de los frecuentes viajes al vecino país, principalmente los que se realizaban en días hábiles, viajó junto a Mauro Urribarri.


De esta manera, la pregunta que se deberán en la Justicia al investigar los pasos al Uruguay es: los viajes ¿eran por placer, por negocios o lavado de capitales?

Fuente: SM / Análisis Digital
Imprimir



TodoVende.com.ar
SIN MORDAZA Entre Ríos © Copyright 2010 - www.sinmordaza.com/entrerios
Todos los derechos reservados.